Regla No. 2: No busques un tema, deja que el tema te encuentre. No puedes apresurar a la inspiración. ¿Cómo crees que a Capote se le ocurrió “A sangre fría”? Era un día ordinario cuando tomó el periódico para leer el horóscopo, y ahí estaba -destino. Ya sea el angustioso relato de un homicidio múltiple, una expedición al Everest que salió mal o una colorida familia de cantantes intentando escapar de Austria cuando los Nazis los invaden, no puedes forzarlo. Una vez que tu tema te encuentra, es como enamorarse. Será tu compañía constante. Será tu sombra, espiándote por la ventana, llamándote a cualquier hora dejándote mensajes como, “Sólo tú me entiendes”. Tu tema ideal debe ser un acosador con recursos ilimitados, viviendo de la herencia que recibió después de la sospechosa muerte de su padre. Está en tu apartamento manoseando tus cosas cuando tú no estás, usando tu cepillo de dientes y arrancando todos los buenos sinónimos del diccionario. No le tengas miedo: tienes un best-seller en tus manos.

Colson Whitehead en sus 11 reglas para escribir. (via laguerradelarte)

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s