Cuando Dios no está

Las personas se acostumbran a la idea de que Dios no está, no existe, no tiene nada que ver con ellos. es perturbador. es triste. Desde el Ateísmo hasta el paganismo barato y ecuménico que dice: “no importa en lo que crea una persona, con tal que lo crea sinceramente”.La humanidad se tambalea adaptándose a la maldad, la mediocridad, lo incorrecto. No solo es cosa de caer en las tentaciones; sino que se vive a merced de ellas, con la premisa-excusa de “la carne es débil”. 

Venezuela y el mundo sufre de esta potestad satánica que obliga a la gente a acostumbrarse a lo malo.La anarquía del tránsito,de las calles inmundas, de la inseguridad, al abuso en todas sus formas (desde las relaciones amistosas, amorosas hasta las cuestiones de gobierno, política), la corrupción en todos los niveles; desde el hogar hasta la silla presidencial, a la gente que pone música o todo volumen, a los borrachos que se estacionan en la calle y arman su rumba, al mal trato en todas partes, incluso en el hogar, a la escasez de productos, a las colas en toda diligencia, a la interminable lista de recaudos para trámites burocráticos, a los “no” que se escuchan a diario… a este tipo de vida que ahora parece querer…

El problema es la costumbre, sumisión, temor (disfrazado como tolerancia y sentido común, porque también, hay tolerar que cualquiera tiene un arma y la usa sin motivo legítimo: por ejemplo, en una disco le dispararon a un muchacho porque un amigo suyo tropezó a uno de esos que andan armados ahora, por nada, simplemente por querer lastimar a alguien). El mundo sufre de falta de amor y desprecio por la humanidad.

La situación es tal que lo malo es la actitud de comodidad y adaptación, la indolencia y falta de empatía que hay en las personas. Incluso, hay un choque de vehículos, con heridos, y la gente se detiene; pero no a ayudar; sino a tomar fotos con sus blackberrys, las mandan por pin o redes sociales y siguen su camino… los heridos mueren, nadie los ayuda, no llega la ambulancia, no hay buenos samaritanos.

Gritos, inflación, especulación, escasez, excusas, rumores por Twitter, los periodistas que manipulan, medios politizados, peleas constantes en todos los ámbitos sociales, a la ausencia de seguridad en las calles, a la desaparición del estado, a la mala o nula administración de la justicia, a la mínima siembra de valores. Lo malo es moda y es muy “IN” quedarse quieto, viendo a otra parte, sin empatía, sin emociones.

Esta sociedad está subyugada por las fuerzas satánicas al aceptar toda esta maldad de la costumbre. La gente es incapaz de hacer frente; no por falta de unidad y voluntad: sino porque la gente tampoco quiere aceptar que la solución de todos los problemas está en Cristo. 

La gente tiene la costumbre de la ignorancia, de creer esa mentira católica de que si te bautizaste y te portas bien, vas al cielo. y que si de vez en cuando le pides a “diosito” que te ayude… NO. Esto es parte del mismo problema. La gente se queja de todo pero nada hace. Son prisioneros de las huestes de maldad.

Dios no está porque la gente no se lo permite. es así de sencillo. Hay necesidad en las personas, pero no quieren detenerse un momento y dejar que estas cadenas sean rotas por el poder de la sangre de Cristo.

¿Qué hacer ante esto? Mi respuesta es ACEPTAR A CRISTO COMO EL ÚNICO Y SUFICIENTE SALVADOR Y REDENTOR DEL MUNDO, DE LA HUMANIDAD.Si has leído este artículo  y difúndelo hasta los confines del cosmos y ayúdate siendo mejor persona en todo momento, desafiando tus creencias o prejuicios, llegando o retomando metas, siendo cortés, amable y bondadoso, sobre todo con los necesitados. No importa si nadie te lo reconoce o si te devuelven desprecio: el Dios de los cielos, Rey de Reyes y Señor de Señores te está viendo. Hay que luchar por la vida que soñamos y que Dios quiere que vivamos, es mentira eso de “es lo la vida que me tocó vivir” o esta otra: “así es la vida” todo es mentira y la mentira es del mal.

La diferencia queda marcada cuando sientas un toque de la gracia de Dios, un toque tan suave y amoroso que no lo habrás sentido nunca y entonces sabrás que Dios sí existe y está aquí.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s