te dije que este sitio era una mierda (Belle and Sebastian excerpt)

unos pases.

TE DIJE QUE ESTE SITIO ERA UNA MIERDA

Casi siempre termino anclado en algún lugar donde no debería estar. Simple. Esa noche no debía estar allí, entre esos carros con gente matando su estrés y frustración, emborrachándose con caña barata que deja el cuerpo malo y con remordimientos de conciencia.

Por estos lados la mayoría de los hombres y mujeres tienen problemas de personalidad y sexualidad. Miguel anda chalequeando a Marcos, quien de pronto le dice “mámalo, cabrón” y Marcos le dice “sácalo” y el otro pasa el vaso de donde beben 4 personas y se baja el cierre del pantalón y se saca el pipí. El otro, se agacha y comienza a darle una mamada, yo me di media vuelta y busqué al resto de la gente.

Pamela no iba a llegar. Se quedó con las chicas y Renier, Ángelo y Kelman en Boga. El tipo es un fanfarrón que anda aliviado porque le montó las tetas a Florián y las gozó primero, lo felicito de verdad, aquí quien paga no necesariamente goza.

Por ese instinto que busca siempre conspirar contra uno mismo, me volteé y vi el acto que había ignorado. El que lo recibía le acariciaba el pelo al que lo daba y con la otra mano le dirigía la intensidad de la succión.

Otros dos panas veían la escena, atontados y bebiendo entre ellos. Fumaban, bebían, hablaban y se vacilaban aquel acto.

dejé de mirar aquello y me fijé en una carajita que estaba hablando del concierto donde vio a una maldita banda emo chilena llamada kudai, cuya principal virtud musical consiste en cambiarse el peinado y el vestuario (incluyendo el color del pelo) en menos de tres minutos.

Quedaba en la cava cerveza gay (o sea, solera azul) y ya estaba obstinado del inferior, pues ya venia de tres días de bebedera con Gertrude, amaneciendo y tirando salvajemente, pero ella la tenía que cagar con sus conflictos llenándome de muchísima mierda.

Pero gocé y no me quejo y al menos, Gertrude no está aquí. Estas son locas que me pienso raspar. Karlin me mira, pero tiene mal aliento y le mamó el guevo a dos tipos antes de venir. Negativo. Fiorella de seguro me la dona; pero como ella le dice al novio que tiró con otro tipo, no voy pendiente de que me embosque otra coñaza como pasó con… la tipa esa, que ya contaré, pero más tarde.

Por lo pronto, Pamela me sonríe y me pregunta por enésima vez qué hace un licenciado en letras. Yo le digo que, en mi caso, me dedico hacer el ridículo. Todas se ríen y se intrigan. Pues siempre llego con un whisky mayor de edad y del bueno y lo bebo sólo con hielo y me voy, aparentemente solo. O salgo acompañado con un culo y chao.

No es por alardear es por joder. Me volteó otra vez, el tipo acaba y los observadores celebran y el que está de rodillas creo que ha tragado semen. Se para y agarra el vaso y se lo empina. Se dan un abrazo y vienen.

Yo siento que Satanás vendrá a decirme que me agradece pues solo estas cosas pasan cuando ando cerca y que me dará plata porque estos pobres becerros irán al infierno.

Por lo tanto, me concentro en flirtear con Pamela, quien se muestra receptiva. Llegan los panas y las chicas preguntan si la están pasando bien. Ellos contestan muy animados y borrachos con un jubiloso sí. Marcos me está viendo el culo y cuando lo pillo una mirada mortal lo fulmina y Pamela captó pero se sonrió y mira a otra parte.

Comienzan hablar del maldito béisbol. Cuando me preguntan si soy del Magallanes o del Caracas o de los Tigres, yo digo que soy del Manchester United. Todos se quedan en silencio, confundidos y uno capta que hablo de futbol y me dice, “pero ese es un equipo de fútbol!” y Karlin dice “verdad!” como si hubiera descubierto una clave secreta que le llevaría al grial. Mierda, es lo que pienso. Me río.

Pero me salvan la patria y llega Andrea, que es novia de marcos y se besan con pasión. Yo tengo ganas de sacarme los ojos. Ya tengo ganas de entenderme con mi bolsa de pólvora, que me cortó Ana Gabriela con mucho esmero.

Comienzan hablar y resulta que en esa semana van a cumplir dos años de noviazgo. Todos celebran y comienzan hacer vaca para comprar más caña. Yo tengo ganas de buscar un puerto menos chaborro y en eso me acuerdo que Pamela quería ir a boga porque allí está su hermano con el grupito que mencioné. Como ando ladillando a Florián, y como creo que puedo entucar a Pamela, le digo para irnos a boga. “ay no, pero caminando?” yo tengo ganas de agarrarla como troglodita y llevármela arrastrando por los cabellos, pero le digo “deja la flojera. Aprovechamos y comemos lago. Te animas?”

Cuando vamos caminando, ella va hablando de la Michelena, la uni donde estudia. Veo a la gente, la división entre clases: los marginales traen a sus crías a los juegos infantiles y a dar vueltas en este parque que es un inmenso terreno propiedad del ejército. La gente pobre da lástima: no tienen plata para ir a un mejor lugar, huelen mal, se visten mal, son gente fea y de paso, la mayoría de los padres no tienen más de 20 años. Algo se jodió en el mundo. Y nadie se da cuenta.

Por mi parte, voy ignorando lo que me dice esta jeva y me limito a decir la primera frase inteligente que mi cerebro arma, mientras saco la cuenta de boga y el hotel, basado en lo que pienso engullir junto a mi acompañante y el lugar donde percutaremos. No saldrá barato, pero puedo pagarlo.

Ya en boga, el saludo de amigas ladilla. Hasta Kelman, bastante cabroncete, se ladilla. Florián me mira y sabe que ando pendiente con Pamela y como la mesa está full, nos sentamos en la del lado. Le cuento sobre una peli que vi en el cine y ella me mira y me dice que soy inteligente porque digo muchas palabras bonitas y hablo bonito. “yo soy una gafa, una bruta al lado tuyo” yo le digo “no vale, para nada. Lo que importa en realidad es que tripeemos y nada, estamos en un lugar genial y vamos a disfrutarlo” y ella me dice que soy lindo.

Ya me siento recuperado, luego de comer una crepès con frutos del mar y una ensalada césar. Empujo todo eso con un Sauvignon Blanc de origen chileno. Ella bebió bastante y luego rematamos con unos coctelitos, ella se fue por un sexo en la playa y yo me fui por un Martini. Ella me dijo que le gustaba estar conmigo. Yo le dije que nos fuéramos a otra parte y lo dije sin mucho pensar y ella dijo que sí. La fortuna favorece a los audaces.

El hotel Ítalo tenía matrimonial simple y con lo que ya había gastado, bueno, era algo menor a lo que había calculado. Comprobé que en uno de mis bolsillos tenia mis condones. Y al recibir la llave, bueno, mi espinazo avisó a cada terminación nerviosa que dentro de poco, íbamos a entucar.

En consecuencia, entramos y lo genial de la habitación congenió con el ánimo de ambos. Yo la tomé por la espalda y comencé a besarle el cuello. Ella se dejó. Luego se volteó y comenzamos a besarnos. En eso me lo agarra y ya le estoy desabrochando los pantalones.

Al rato, ya estamos en la cama y ella se alivia cuando me ve con un condón en la mano. Comenzamos y fue bastante fino. En cuatro, bueno, genial, ella encima de mi y luego le pongo las piernas en mis hombros, acabando ella. Al rato, yo me alivié.

Misión cumplida. Nos bañamos. Allí iniciamos otra maniobra que termina furiosamente sobre una silla. No me di cuenta cuando me lo puse, pero al acabar, me di cuenta de que lo tenia puesto.

Ella se dejó coger por tercera vez y ya eran las dos y media de la mañana. Se dejó con resignación. Aquello fue calmado y normalito.

Nos quedamos dormidos, o al menos ella y yo simulé dormir. En seguida, se me ocurre arremeter contra mi bolsa y me serví par de líneas que inhalé con alegría. Estaba sabrosa. La acidez del toque me pareció oportuna y de paso, me dio par de ideas que anoté en un papel.

Ella dormía como piedra.

A las 4 de la mañana la llamaron y ella contestó sobresaltada. Entonces comenzó a vestirse. Me vio desnudo y con pólvora cortada. Le ofrecí, “qué asco, noooo!” y se fue de la habitación, abriendo la puerta, y mirándome de manera desaprobadora y avergonzada.

Al cerrar la puerta, me serví otro pase y me puse a ver el show de Jols Holland y eso me pareció el cierre perfecto para aquel día. Me acosté cuando ya amanecía. Si hubiera querido, con la pólvora, sigo de largo.

Dormí hasta las 10 y media y fui a desayunar. Regresé al hotel donde dormí otro rato. Pensé en irme a mi casa, pero antes me provocó ir a Blockbuster y llevarme par de pelis para quedarme tranquilito el resto del fin.unos pases.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s