El libro de las bifurcaciones (excerpt, 2)

gurls, fiftyrooms

Yo escribo de noche, rodeado de jevas que se empinan botellas de vodka glacial,

De falsos que se escudan detrás del papá, de dañados metidos a evangélicos,

de fantasmas venidos del mismo infierno.

Brindo desde el balcón, comiendo salchichas y bebiendo vinos que otros sólo huelen

bajo mi balcón esos muertos terribles

pasan sonando sus carros y llamando de sus Blackberrys

haciendo notar como metal fundido, sus desesperadas ganas

de que alguien les diga que existen.

De que las flores envenenadas son para disimular la mueca extraña de sus rostros

y el grito de las perras que se menean en la disco

no es más que una monótona carrera para conseguir una cueva donde refugiarse

pues las calles están llenas de monstruos.

El humo de la calle pesa y comenta              

Porque una vez doblado el camino, junto al turbio semáforo

los corazones se detienen o inician un feroz movimiento,

ruedan quemados, con la piernas humedecidas y los pies desnudando el amor

y el condón usado cae en el agua,

flotará como el ramo de flores de amores calcinados

extinto fuego que aniquila a poderosos viajeros

que hicieron arder algo y fueron devorados.

Yo sigo contemplando el horror

Con el alimento germánico y el licor chileno.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s